BLOGS

Lo difícil de ser blogger

bloggerproblems2

Sí, probablemente creen que ser blogger es tarea fácil y que cualquier persona puede serlo, pero no todo es como lo pintan aunque efectivamente sea un dream job. Mucha gente juzga esta profesión como de papel, “ah, es blogger, no hace nada”, pero detrás de las cuentas perfectas de Instagram y de la vida de ensueño que se refleja en nuestras redes sociales, hay mucho trabajo, paciencia, dedicación, compromiso y constancia.

Nuestro trabajo es justo ese, mostrar lo bonito de la vida e inspirar. ¿Pero saben todo lo que hay detrás? Les platico un poco lo que hay en el backstage.

Por ejemplo; el otro día, en un viaje a la playa, estaba con una amiga blogger y platicábamos que nadie se imagina que en lugar de estar toda la mañana en la alberca asoleándonos, estuvimos un par de horas tratando de salir como cual salvadidas de Baywatch. Eso sí, a la hora de subir la foto, cualquiera desde la Ciudad de México hubiera deseado estar en nuestros zapatos y seguramente recibimos muchos comenatarios como “Deli”, “Qué envidia” o irónicamente “Enjoy!“.

Es que cuando te dedicas a las redes sociales, es muy difícil lograr desconectarte y muchas veces ya no puedes disfrutar en el presente los momentos igual ni soltar el teléfono. Otra blogger se la pasó posteando toda su luna de miel sobre cada lugar al que iba cada día, ¡¿es que cómo se iba a perder de compartir esos maravillosos paisajes y sus fotos sobre un elefante en Tailandia?!… (¿Se imaginan lo contento que debió haber estado su esposo, que además él le tomaba las fotos?) Eso es muy común en los viajes, es horrible decirlo, pero si no compartes en redes algo increíble que estás viendo, puedes sentir como si no existiera o no lo hubieras vivido.

Otra cosa es que en los restaurantes hacemos esperar a la gente que nos acompaña para poder comer hasta que nos sale “la foto” (no importa si se enfría); o cuando se trata de mostrar looks, si no tenemos al novio o esposo fotógrafo, tenemos que contratar a alguien o estar rogando a tu hermano o a una amiga que te dedique un tiempo para tomártelas, y a la hora exacta en la que ya se metió el sol -o antes de que salga- para que no te salgan sombras en la cara o salgas con la luz muy expuesta. Súmale que antes de esto, tuvimos que haber pensado la locación, planeado el look cuidadosamente y tal vez ni dormimos la noche previa pensando en algún detalle para complementar el outfit.

Y bueno, si se está en algún Fashion Week por el mundo, ni hablar, la locura absoluta: ¡carga la cámara todo el día!, lleva tres maletas de ropa y paga el sobrepeso (haz antes las maletas), consigue quién te tome las fotos, soporta las inclemencias del tiempo como frío, lluvia, nieve…, gasta miles en taxis, y llega en la noche a bajar las fotos, editarlas y a postear aunque te estés muriendo de sueño.

¿Las manos? Siempre tienen que estar perfectas porque son uno de los elementos que más usamos en redes. ¿La famosa foto del helado? Tómala rápido antes de que se derrita. ¿Selfies? Andar cargando el selfie stick en el coche y/o llevar una lamparita en la bolsa para que cuando se requiera de noche. Ah! y por supuesto tener las apps Facetune y Perfect365 para “omitir” cualquier imperfección.

Ahora, cuando queremos mostrar una foto de producto, tienes que ingeniártelas para conseguir props,  buscar la mejor hora y espacio para la iluminación, lograr que no salgan sombras, ordenar todo que se vea divino y hermoso… Es a veces desesperante y puedes pasar horas buscando esa foto perfecta en calidad y composición; porque uhhh no se diga que tuviste que subir una foto que no te gustó del todo porque la cabeza no te para hasta que la borras ¡de lo mucho que te molesta!

Por si fuera poco, se puso de moda que el timeline de tu Instagram se tiene que ver uniforme, entonces cada foto tienes que pasarla por el mismo filtro de VSCO para que se vean todas del mismo tono y tu Instagram no parezca pavorreal. Por supuesto, pasaste antes días enteros eligiendo cuál es tu filtro favorito y que queda con tu estilo de fotos.

Estos son sólo algunos pocos de los muchos ejemplos que les puedo dar sobre lo difícil que es conseguir la foto perfecta y estar siempre activo en redes; que claro, no es nada comparado con todas las bondades del oficio (pero ese es otro tema).

Ahora, hay muchas otras cuestiones importantes de qué ocuparse como el pensar en cómo subir en followers y en engagement, cómo conservar a los que tienes, cómo mantenerte al margen de los egos que hay por ahí muy subidos, atender a eventos y compromisos por más cansada que estés, generar contenido diferente, llevar un buen SEO y generar la confianza de Google, hacer networking con otros bloggers, aguantar a la gente que te copia, lidiar con las agencias que retrasan pagos, postear constantemente en el blog aún cuando estás de viaje (no lo puedes abandonar o se caen las visitas), cumplir los compromisos con las marcas que te contratan, entregar reportes de resultados, estar actualizado en tendencias y mucho más.

En verdad les puedo decir que no es un trabajo de juguete y que no se es blogger profesional de un día para otro, por lo que realmente tiene que encantarte lo que haces para que lo disfrutes y no sea algo pesado o lo hagas mal. Cuando es así, todo esto al final no son más que aventuras divertidas y por más cansado que estés y sea la hora que sea, te emerge una especie de adrenalina que te da fuerza para seguir trabajando cada vez que vas a compartir contenido nuevo.

Pero si sólo les interesa ser blogger por la popularidad, regalos e invitaciones a eventos, tal vez al final acabarán claudicando en el camino o se reflejará en sus cuentas un resultado forzado. La clave del éxito en redes sociales es ser auténtico y natural.

Así que si lo van a hacer, hay que hacerlo bien: postear constantemente, cuidar la ortografía, ofrecer contenido novedoso y de calidad, tener una propuesta, ser original, ser profesional, no ser abusivo con las marcas y agencias, no ir a donde no te invitan, no parecer presuntuoso y estar siempre disponible y amable para atender a tus seguidores.

En fin… ahora cada vez que vean un post en el blog o una foto, ya sabrán toda la preparación que hay detrás.

Subscribe!

No spam guarantee.

Previous Post

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply